Empleo: prioridad número uno en la nueva normalidad

 

A pesar de que ha incrementado progresivamente el número de ocupados, este dista bastante de los niveles observados un año atrás (en este momento, tenemos 4,16 millones de ocupados menos que julio de 2019) y se acerca más a niveles de 2009 (18,0 millones jul-2020 contra 18,4 millones jul-2009) ¡Esto es más de una década de retroceso!

 

Desempleo. Imagen tomada de https://bit.ly/33bjf0d

 

Al inicio de la pandemia, la mayoría de los analistas macroeconómicos hicieron un pronóstico del impacto del COVID-19 sobre el empleo y el Producto Interno Bruto (PIB). Esto lo hicieron teniendo en cuenta la velocidad de recuperación de la economía. De esta manera, se crearon escenarios con base en tres formas de recuperación: (1) una en forma de “V” que implicaba una fuerte caída y una pronta recuperación hasta el mismo nivel previo a la pandemia; (2) una en forma de “W” que tomaba en cuenta posibles rebrotes del virus y respectivas medidas de restricción y confinamiento, y (3) una en forma de “U” que preveía un periodo prolongado de gran afectación económica.

Cinco meses después de la cuarentena obligatoria decretada por el Gobierno nacional, las señales de recuperación económica parecen indicar que ninguno de estos fue el escenario más acertado para el país. El Indicador de Seguimiento a la Economía (ISE) y el número de ocupados con datos disponibles hasta junio y julio, respectivamente, evidencian una forma de recuperación más parecida al Nike swoosh o chulo Nike (Gráfico 1).

Gráfico 1. Comportamiento del Indicador de Seguimiento de la Economía (ISE) y el cambio anual en el número de ocupados 2019-2020.

Después de haber tocado fondo en abril –el peor mes de la historia de la economía colombiana, donde alrededor de 1 de cada 4 empleos se destruyeron a causa de las medidas de restricción decretadas por el Gobierno nacional para hacer frente a la propagación del virus–, la reactivación económica se ve pasiva y difusa. A pesar de que ha incrementado progresivamente el número de ocupados, este dista bastante de los niveles observados un año atrás (en este momento, tenemos 4,16 millones de ocupados menos que julio de 2019) y se acerca más a niveles de 2009 (18,0 millones jul-2020 contra 18,4 millones jul-2009) ¡Esto es más de una década de retroceso!

Durante este mes, los sectores de comercio y reparación de vehículos, actividades artísticas y de entretenimiento, y alojamiento y servicios de comida fueron los que presentaron la mayor reducción en el número de ocupados frente al mismo mes del año anterior (848 mil, 690 mil y 636 mil ocupados menos, respectivamente). En términos relativos al total del empleo de cada rama, los sectores de alojamiento y servicios de comida, actividades inmobiliarias y actividades financieras y de seguros también fueron los que presentaron la mayor reducción relativa en el empleo [1] (-37,3%, -33,5% y -33,0% respectivamente).

No obstante, una nueva normalidad se abre camino a partir del pasado primero de septiembre. El anuncio del Presidente Iván Duque, mediante el cual se hizo público el fin del Aislamiento Preventivo Obligatorio y se dio paso al Aislamiento Selectivo, genera esperanza en miles de pequeños y medianos empresarios y comerciantes. Podemos esperar que la flexibilización de las restricciones de distanciamiento y el retorno del transporte aéreo y terrestre inicien una reactivación del turismo, restaurantes y, en general, del sector comercio, el cual generaba el 17,3% del PIB y el 33% del empleo antes de la crisis.

Sin embargo, por lo menos en lo que resta de año, la destrucción parcial del aparato productivo del país impediría registrar niveles de empleo medianamente aceptables. Así las cosas, el papel que debe jugar el Gobierno en la nueva normalidad debe estar enfocado –como ya se ha mencionado en el “Compromiso por Colombia”[2]–  en un plan de inversiones que tenga como principal objetivo la creación de empleo formal y, de esta forma, asemejar a una “V” la recuperación de la economía del país. Una de estas inversiones son los 200 mil subsidios de vivienda VIS y no VIS que se espera que generen alrededor de 342 mil empleos directos e indirectos por año durante 2021-2022. Los efectos de este  programa, anunciado a finales de mayo, sobre el número de ocupados en la construcción de edificaciones comienzan a ser tangibles. Así, durante julio, se vio el primer incremento en el número de empleados de este subsector desde el inicio de la adopción de las medidas de confinamiento. 

En línea con lo anterior, el Gobierno nacional deberá articular con las entidades territoriales la ejecución de recursos de regalías en la construcción de infraestructura pública, como por ejemplo en vías terciarias. Esto, además de tener un impacto positivo en el empleo, incrementaría la productividad y competitividad de la región. De igual manera, teniendo en cuenta los resultados del Programa al Empleo Formal (PAEF) y el Programa de Apoyo Pago de la Prima de Servicio (PAP) –los  cuales fueron importantes para aminorar las presiones de liquidez de las empresas y el descenso en el número de ocupados– es clave la implementación de un nuevo programa encargado de subsidiar, por un periodo no mayor a seis meses y un tope máximo de 2,5 SMMLV, las contribuciones a seguridad social en las que incurre una empresa por cada empleado, que representan un costo aproximado de 40% del salario.

Históricamente, las crisis económicas siempre han servido de reflexión, autocrítica y como punto de inflexión. El COVID-19 ha puesto en evidencia la fragilidad del mercado laboral colombiano y, por ende, la necesidad de implementar reformas estructurales que garanticen una masificación de los derechos laborales al 46% de los trabajadores informales que carecen de estos. Seguir los pasos de la reforma tributaria de 2012, con la cual se disminuyeron los costos salariales a través de los aportes a seguridad social y parafiscales pagados por la empresa, iría por buen camino y permitiría incrementar el empleo formal. Esto deberá estar contemplado en la ya anunciada reforma tributaria que el Gobierno nacional va a presentar el siguiente año.

 

Notas

[1] Corresponde al cambio anual como porcentaje del total del empleo del sector.
[2] “Nace el nuevo Compromiso por el Futuro de Colombia”, Presidencia de la República, 7 de agosto de 2020, acceso el 30 de agosto de 2020, https://id.presidencia.gov.co/Paginas/prensa/2020/Nace-el-nuevo-Compromiso-por-el-Futuro-de-Colombia-200807.aspx.16

Autor entrada: Daniel Díaz

Avatar
Daniel Díaz es economista de la Universidad Nacional de Colombia. Interesado en temas de coyuntura económica y política pública. @daniel_diaz12