¿Es necesario reducir las barreras para crear empresa en Colombia?

 

Canadá, país con una economía capitalista sólida y próspera, tiene un tiempo promedio de 5 días y tan solo un procedimiento para formalizar una empresa.

 

 

Para nadie es un secreto que crear una empresa formal en Colombia o en los distintos países de América Latina resulta engorroso. Además de que una gran parte de las personas que están dispuestas a constituir una sociedad no tiene gran conocimiento del procedimiento que se debe hacer, el Estado impone un gran número de barreras, lo cual dificulta (aún más) el proceso de formalización de una empresa. En este sentido, es indispensable afirmar que, en la medida que no se vean afectados ciertos intereses públicos, el proceso de formalización de la empresa en Colombia debería ser mucho más simple, con el objetivo de incrementar el crecimiento económico del país.

 

En primer lugar, Colombia, a comparación de los países desarrollados, cuenta con una gran cantidad de barreras que dificultan la creación de nuevas empresas. Como se puede evidenciar, Canadá, país con una economía capitalista sólida y próspera, tiene un tiempo promedio de 5 días y tan solo un procedimiento para formalizar una empresa [1]. Mientras tanto, en Colombia la ley puede llegar a dar un plazo de 20 a 90 días en una simple solicitud, sin contar los trámites restantes que debe tener la empresa [2]. Por lo tanto, se puede demostrar como la dificultad de formalizar empresa en Colombia, a comparación de países desarrollados como Canadá, desincentiva y crea barreras no solo a la creación de la empresa sino también al crecimiento económico del país.

 

Por otra parte, si bien existe una legislación en Colombia que regula la protección a los inversionistas, existe un barrera en cuanto a que dicha regulación no garantiza a los inversionistas que vaya a ser cumplida o que las decisiones en un juzgado no vayan a tardar largos años. La evidencia econométrica demuestra que Europa y Estados Unidos han sido un ejemplo del crecimiento económico por las mejoras de la ley del derecho corporativo [3]. De este modo, se manifiesta que en el caso colombiano las leyes han sido poco eficientes y poco o nada han contribuido al crecimiento económico. Como se ha podido ver, estudios técnicos sobre la rama judicial han demostrado que existen procesos judiciales en que los inversionistas hacen determinados reclamos y su proceso llega a tardarse hasta 6 años [4]. Dicho lo anterior, se notan las diferencias que existen sobre las leyes del derecho corporativo entre países desarrollados y Colombia, por lo que resultaría importante hacer caso a las evidencia econométrica —hacerlo tendría como resultado el aumento del crecimiento económico del país.

 

Ahora bien, hoy en día el éxito de las sociedades está ligado con el dilema de la doble confianza. Según este, para que una sociedad incremente su capital debe haber uno o varios inversionistas que, valga la redundancia, inviertan en ideas innovadoras que desarrollen los técnicos. En este sentido, la demostración de que en los países más desarrollados es donde hay un mayor número de sociedades abiertas, en contraposición a los países subdesarrollados (como Colombia) donde existen sociedades más cerradas, evidencia la poca confianza que existe al interior de las empresas de los países subdesarrollados y, en consecuencia, cómo se complica aún más el crecimiento económico de las distintas sociedades [5]. Por lo tanto, como no hay un buen desarrollo del dilema de la doble confianza en Colombia se dificulta el crecimiento económico nacional a través del incremento del capital.

 

En conclusión, es importante resaltar que la legislación colombiana y la rama judicial tienen un trabajo importante en el buen desarrollo de la empresa nacional y, en consecuencia, del crecimiento económico. Si queremos aumentar el progreso, requerimos simplificar la primera y mejorar la eficiencia de la segunda.

 

[1] World Bank, Doing Business (Washington, DC: World Bank, 2010)

[2] Decreto 127 de 2009. “Por el cual se modifica parcialmente el Decreto 564 de 2006 y se dictan otras disposiciones”.

[3] Cooter & Schafer, Financing Secrets-Corporations (Chicago: The University of Chicago Press, 2011).

[4] Rama Judicial, Resultados de Estudio de Tiempos Procesales. (Bogotá D.C.: 2016). https://www.ramajudicial.gov.co/documents/1545778/8829673/TOMO+I+TIEMPOS+PROCESALES_18122015.pdf/2da294fd-3ef6-4820-b9e0-7a892b1bdbf0

[5] R. La Porta, F. Lopes-de Silanes, Corporate Ownership around the World (Journal of finance: 1999).

Autor entrada: David Gaviria

David Gaviria
David Gaviria es estudiante de Derecho de la Universidad de los Andes. Liberal. @davidgaviria33.