Guía ciudadana a la tributación y el gasto del Estado colombiano 2018

Puesto que cada uno —en mayor o menor medida— tributa y el gasto año tras año, incluso entre los gobiernos “austeros”, va en aumento, resulta indispensable entender cómo funciona el gasto público en Colombia.

Imagen tomada de Observatorio Fiscal https://bit.ly/2MXyMbD

Puesto que cada uno —en mayor o menor medida— tributa y el gasto año tras año, incluso entre los gobiernos “austeros”, va en aumento, resulta indispensable entender cómo funciona el gasto público en Colombia —es decir, conocer de dónde provienen y en qué se gastan los recursos que administra el gobierno. Por lo anterior, he decidido realizar un resumen sobre la Guía ciudadana a la tributación y el gasto del Estado colombiano 2018.

Por medio de esta es posible acerca del gasto público, (1) aprender los criterios básicos (equidad, eficiencia, progresividad) para opinar qué hacemos con él (¿lo aumentamos, disminuimos o reestructuramos?), y (2) realizar un análisis detallado de cómo funciona actualmente (cuánto se cobra y quién paga). Siendo simpatizante del viejo liberalismo inglés, que buscaba limitar el poder del gobierno, creo que el mejor contrapeso a éste es una ciudadanía informada. Objetivo que, desde luego, su cumple al leer la guía.

Un impuesto es un cobro obligatorio a la sociedad. Por ejemplo, el impuesto al valor agregado (IVA) —impuesto que recae en todos los ciudadanos. Los impuestos son la principal fuente de ingresos del gobierno. No obstante, aunque es un porcentaje mínimo, el gobierno también recibe ingresos de las empresas estatales, el petróleo y los recursos no renovables, y por otros pagos.

Según la Constitución Política de Colombia, artículo 363, el sistema tributario debe ser equitativo, eficiente y progresivo. Equitativo es, horizontalmente, que esté repartido por igual entre contribuyentes de las mismas características, y, verticalmente, que quienes tienen mayores ingresos paguen más que quienes tienen menores ingresos. Eficiente es que el impuesto no cambia el comportamiento de los individuos. Progresivo es que a mayor riqueza se pague un mayor porcentaje.

Los tipos de impuestos son tres. El regresivo, en el que los contribuyentes de bajos ingresos pagan un porcentaje más alto. El proporcional, en el que, independientemente del ingreso, dos contribuyentes pagan el mismo porcentaje. El progresivo, en el que, de acuerdo al ingreso, los contribuyentes pagan un porcentaje mayor o menor.

La base gravable es la cantidad de dinero sobre la que se cobra un impuesto. La tarifa es el porcentaje de la base gravable que se tributa. Esto es, si tengo 10 monedas, éstas son la base gravable, y con una tarifa del 25% pago 2,5 monedas.

El recaudo en nuestro país —lo que reúne el gobierno para financiar sus gastos— se realiza mediante 11 impuestos nacionales, 4 municipales y 7 departamentales.

Los nacionales son: IVA, renta empresas (incluyendo CREE), impuestos a la nómina por concepto de seguridad social, renta personas naturales, 4 por mil (GMF), aranceles, riqueza, impuesto nacional al consumo, gasolina y ACPM, timbre y otros impuestos nacionales.

Los municipales son: ICA, predial, sobretasa a la gasolina y otros impuestos municipales.

Los departamentales son: cerveza, alcohol (excluyendo cerveza), impuesto de registro, tabaco y cigarrillos, vehículos, sobretasa a la gasolina y otros impuestos departamentales.

Si les interesa profundizar en cómo funciona el recaudo tributario (su equidad, eficiencia y progresividad impuesto por impuesto, además de su base gravable, tarifa y responsable), descarguen, ¡es muy interesante!, la Guía ciudadana a la tributación y el gasto del Estado colombiano 2018.

Autor entrada: Martín Sánchez

Martín Sánchez
Estudiante de Economía @UNColombia. Pasante @Cil_Libertad. Columnista @lasillavacia. Old Whig. @MartinSanchezD