¿Odiar el Progreso?

Quienes promueven las soluciones definitivas olvidan que en el desarrollo y progreso social no se construye de un día para otro.

Fuente: ExEd Online: Índice de Progreso Social. ¿Se traduce realmente el éxito económico en progreso social?[1]
Por: Fernando Guio Guerrero

La sociedad actual tiende a desconocer el progreso. La percepción que tiene la mayoría de los ciudadanos es negativa respecto a los asuntos públicos y el cambio social. Esto se debe, posiblemente, al exceso de tragedia que trasmiten los medios y a que algunos sectores políticos del país se han empecinado en mostrar una realidad sesgada.

Para ellos, el país está en la peor crisis de la historia, el sistema de salud está totalmente colapsado, la pobreza es generalizada y el desempleo es la regla general. «¡Habría qué refundar la patria! ¡Generar los cambios estructurales que se requieren! y ¡darle un giro transformador al país!», braman ellos. Los únicos que pueden refundar la patria son ellos, sin embargo. Solo ellos tienen la capacidad para llevarnos a buen puerto en este mar de turbulencias. Son ellos que se erigen como los dueños y autoridades morales de este país.

Las Soluciones Perfectas

El desconocimiento del avance y progreso social tiene muchos adeptos, porque, tal vez, es una alternativa fácil de abordar asuntos que en el trasfondo son complejos. Un ejemplo claro de esta situación, puede constatarse en la propuesta que Gustavo Petro[2], sostuvo durante la campaña presidencial de eliminar las EPS. En su criterio, eran estas la causa de un sistema corrupto que no podría mejorarse. Bajo su gobierno, por lo tanto, la primera decisión seria eliminar la causa de raíz, sin saber muy bien que hacer al día siguiente. Seguramente el remedio nos hubiese costado más que la enfermedad.

Quienes promueven las soluciones definitivas olvidan que en el desarrollo y progreso social no se construye de un día para otro. Omiten que es un proceso de años e incluso siglos. Desconocen intencionalmente que los países desarrollados han pasado por momentos de gran dificultad para poder consolidar sus economías y que ningún caso de éxito se ha debido a una solución definitiva ideada por un mesías, sino a procesos constantes con soluciones imperfectas.

Los predicadores del fracaso se alimentan de la resignación y la desesperanza. Les duelen las buenas noticias porque no les son rentables políticamente. Su discurso desconoce los datos y las cifras y esporádicamente las utilizan para hacer comparaciones sin contexto. Con ellas buscan que los espectadores interioricen una idea falsa de fracaso que solo puede ser resueltos por un único líder y nadie más. Los “lideres” son, muchas veces, ellos mismos.

Karl Popper, tenía razón al decir que «la creencia de que solo puede salvarnos un genio político —el Gran Estadista, el Gran Líder— es la expresión de la desesperación. No es nada más que la fe en los milagros políticos, un suicidio de la razón humana»[3].

Lo anterior no implica un desconocimiento de la realidad. Al contrario, al entender la complejidad de las problemáticas actuales y de los logros históricos obtenidos, se pueden formular mejores soluciones que si bien no son perfectas, si puede ser perfectibles. Aceptar que el desarrollo social es cuestión de puntos medios y no de soluciones y posiciones definitivas mejoraría nuestra capacidad para enfrentar los problemas. Entender, además, que en muchas situaciones los gobiernos no tienen tanto margen de maniobra, y en cualquier caso las decisiones que tomen no serán del todo satisfactorias, sería productivo.

Por otra parte, quienes aspiran al poder, deberían sincerarse con sus electores y advertirles que en muchas situaciones deben actuar de forma responsable frente a los intereses generales. Esto implica que en algunas ocasiones tendrán que tomar decisiones impopulares, (incrementar los impuestos o aumentar los años de jubilación) y que estas corresponden a que la sociedad es cambiante y que los índices de vida han mejorado.

El mundo y el país progresan

Es preciso recordar con cifras y datos históricos el progreso que ha alcanzado la humanidad en los últimos años y con esto dejar sin fundamento el argumento insostenible de los predicadores del apocalipsis según el cual «vivimos en el peor de los tiempos» o «nunca habíamos estado peor». Al respecto el profesor Steven Pinker, arroja algunos datos que evidencian el cambio y avance social visto en nuestros tiempos, así:

  • Hace 30 años, existían 23 guerras, 85 autocracias y 37% de la población mundial viviendo en la pobreza extrema y más de 60.000 armas nucleares. En el 2017, estas mismas variables se redujeron significativamente: existieron 12 guerras, 60 autocracias y 12% de la población mundial viviendo en la pobreza extrema y 10.000 armas nucleares.
  • Hace 80 años la esperanza de vida era de 30 años, actualmente en la gran mayoría de países supera los 70 años y en los países desarrollados es de más de 80 años.
  • Hace 200 años un 90% de la población vivía en la extrema pobreza, hoy en día menos del 10% de la población padece esta situación.[4]

 

En Colombia las condiciones de vida han presentado mejoras significativas, que por supuesto no son publicitadas con la misma cobertura que las malas noticias, pero que vale la pena mencionar:

  • La clase media consolidada representaba el año 2002 tan solo el 16.3% de la población, para 2016 esta cifra fue del 30.6%[5];
  • el desempleo fue de 15.9% en el año 2002[6] mientras que en 2018 la cifra cayó al 9.7 % de la población en edad de trabajar[7];
  • la desnutrición crónica en menores de 5 años pasó de 26.1% en 2002 a 10.8% en 2015; y,
  • la tasa de mortalidad infantil por cada 1,000 niños pasó de 27 % en 1990 a 14% en 2015[8].

 

La tendencia al pesimismo y a negar los avances en el mundo, puede ser explicada desde la psicología. Tversky y Kahneman[9] señalan que las personas imaginamos o recordamos con mayor facilidad los eventos más dramáticos y por este motivo es más probable que se recuerden más las noticias malas que las buenas. Aunado a esto sin importar cuanto mejoren los indicadores sociales, siempre existirán tragedias individuales por mostrar, sin embargo, es necesario resaltar que el progreso social es un hecho certero fundamentado en datos reales y no se trata de un mito al cual se acude para desconocer los problemas sociales.

Negar los avances del país y el mundo, es un desacierto, pero puede ser un discurso que agrade a muchos y genere una gran cantidad de adeptos. En lo que respecta a Colombia, le hayo la razón al profesor Steven Pinker, al decir que, por la sencilla razón de que no les produce ganancias políticas: «los progresistas odian el progreso»[10].

 

Referencias:

[1] ExEd Online: Índice de Progreso Social. ¿Se traduce realmente el éxito económico en progreso social? Véase: https://www.incae.edu/es/evento/2017/08/17/exed-online-indice-de progreso-social-se-traduce-realmente-el-exito-economico-en

[2]”No expropiaré, eliminaré las EPS, y no subiré la edad de pensión: Gustavo Petro” La w Radio (05 de febrero 2018), disponible en: http://www.wradio.com.co/noticias/actualidad/no-expropiare-eliminare-las-eps-y-no-subire-la-edad-de-pension-gustavo-petro/20180205/nota/3706872.aspx

[3] Karl Popper, “After The Open Society: Selected Social and Political Writings,” Routledge Pg. 172 (2007). Traducción de Alejandro Gaviria: http://agaviria.blogspot.com/2018/12/para-los-extremistas-las-buenas.html

[4] El mundo esta mejorando o empeorando: una mirada a los números. Steven Pinker. TED. Abril de 2018 vease:https://www.ted.com/talks/steven_pinker_is_the_world_getting_better_or_worse_a_look_at_the_numbers?language=es

[5] La clase media superó a los pobres: DNP. 18 de marzo de 2018, véase:https://www.dnp.gov.co/Paginas/La-clase-media-super%C3%B3-a-los-pobres-DNP.aspx

[6] Principales indicadores en materia laboral. DANE. Febrero de 2010. Véase: https://www.dane.gov.co/files/investigaciones/boletines/ech/ech/bol_ech_feb10.pdf

[7] Gran encuesta integrada de hogares (GEIH) Mercado laboral. DANE. Véase: https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/mercado-laboral/empleo-y-desempleo

[8] Resumen ejecutivo: encuesta nacional de demografía y salud. Ministerio de salud. 2015 http://profamilia.org.co/docs/Libro%20RESUMEN%20EJECUTIVO.pdf

[9] Amos Tversky y Daniel Kahneman, “Availability. A Heuristic for Judging Frequency and Probability”, Cognitive Psychology, vol. 5, nº 2, 1973, pp. 207-232.

[10] El mundo está mejorando o empeorando: una mirada a los números. Steven Pinker. TED. Abril de 2018 Véase: https://www.ted.com/talks/steven_pinker_is_the_world_getting_better_or_worse_a_look_at_the_numbers?language=es

Autor entrada: Fernando Guio

Fernando Guio
Fernando Guio es estudiante de décimo semestre de Derecho en la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, becario de investigación en dicha universidad, estudiante de séptimo semestre de Administración Pública en la Escuela Superior de Administración Pública, auxiliar de investigación en la linea de investigación sobre economía de lo púlico.