¿Cómo funciona el sistema de pensiones australiano?

¿No debe ser esta una guía para reformar el sistema de pensiones en Colombia?

En la actualidad, Australia tiene el tercer mejor sistema de pensiones del mundo solo detrás de Dinamarca y Holanda. Estos tres sistemas tienen en común una pensión pública mínima y la administración privada de los fondos que proceden de contribuciones obligatorias y voluntarias.

Superannuation, el sistema de pensiones australiano, está conformado por tres pilares: el Solidario, por parte del gobierno, que garantiza una pensión mínima de 867 dólares australianos (627 dólares estadounidenses); el Contributivo, por parte del empleador, que deposita obligatoriamente el 9,5% del salario del empleado, y el Voluntario, por parte del empleado y/o empleador, que aporta y obtiene reducciones de impuestos.

Los pilares Solidario y Contributivo fueron implementados en 1992. El pilar Voluntario fue implementado en 1914.

Se tiene dos excepciones a las contribuciones obligatorias, la primera, si se percibe un ingreso menor a 450 dólares australianos mensuales (326 dólares estadounidenses), y la segunda, si se es empleado independiente. En este segundo caso la elección del monto es libre.

Otro aspecto relevante del sistema de pensiones australiano es que permite retirar los fondos acumulados a la edad de jubilación —65 años— y realizar un retiro programado anual del 10% entre los 55 y 65 años, con el compromiso de no volver a trabajar.

Los fondos obligatorios y voluntarios son administrados por más de 500.000 Superannuation Funds (Super). Los empleados eligen —exceptuando que los empleadores lo estipulen— en cuál Super depositar sus contribuciones y estos compiten ofreciendo condiciones favorables para invertir los respectivos ahorros.

Las posibilidades de inversión que ofrecen los Super se dividen en cuatro. En la primera se invierte el 85% de los fondos en acciones y propiedades, el 15% restante se mantiene como efectivo y se deposita a interés fijo. El retorno es del 5%. El riesgo alto.

En la segunda se invierte el 70% de los fondos en acciones y propiedades, el 30% restante se mantiene como efectivo y se deposita a interés fijo. El retorno es del 4,8%. El riesgo es medio.

En la tercera se invierte el 30% de los fondos en acciones y propiedades, el 70% restante se mantiene como efectivo y se deposita a interés fijo. El retorno es del 3,8%. El riesgo es bajo.

En la cuarta el 100% de los fondos se mantiene como efectivo y se deposita a un interés fijo. El retorno es del 2,7%. El riesgo es muy bajo.

También es posible invertir de acuerdo al ciclo de vida. Si se es menor de 45 años se invierte el 85% en acciones y propiedades y el 15% restante se mantiene como efectivo y se deposita a interés fijo.

Entre 45 y 54 años se invierte el 75% en acciones y propiedades y el 25% restante se mantiene como efectivo y se deposita a interés fijo.

Entre 55 y 64 años se invierte el 55% en acciones y propiedades y el 45% restante se mantiene como efectivo y se deposita a interés fijo.

Si es mayor de 65 años se invierte el 40% en acciones y propiedades y el 60% restante se mantiene como efectivo y se deposita a interés fijo.

El pilar Solidario tiene luces y sombras. Las luces es que asegura a los australianos ante su jubilación, edad en la que es poco —o nada— probable acceder a plazas laborales y en la que, por falta de previsión o fortuna, pueden no tener ahorros. Las sombras es que, como permite retirar los fondos acumulados, crea un incentivo para malgastarlos, y posteriormente, acceder a la pensión pública mínima.

El pilar Contributivo, es decir, el depósito obligatorio del 9,5% del salario, que se espera aumente al 12% en los próximos años, es la principal explicación al aumento del ahorro de los australianos, puesto que es desde 1992 —año de su implementación— que se da esta correlación. También, pero secundario, es de resaltar el pilar Voluntario que mediante incentivos —aumento del ahorro, reducciones de impuestos— impulsa el ahorro de los empleados y/o empleadores para la jubilación de los primeros.

De este modo, ambos pilares se han convertido en el vehículo de ahorro e inversión de los hogares australianos a tal punto que el tamaño de los fondos obligatorios y voluntarios —que han aumentado aproximadamente por cuatro en los últimos 20 años— es mayor que su Producto Interno Bruto (PIB):

(Imagen tomada de Parliament of Australia)

Las contribuciones no son obligatorias si el ingreso del empleado es menor a 450 dólares australianos mensuales (326 dólares estadounidenses), puesto que en este caso realizar la contribución reduciría aún más el ingreso y, por tanto, tendría un resultado negativo en la calidad de vida de los australianos de menor paga. Las contribuciones no son obligatorias para empleados independientes, puesto que de ser así, se eliminaría la flexibilidad de trabajar como independiente.

La concurrencia entre los Super y los empleados y empleadores —contrario a los sistemas de pensiones que administra el Estado— permite que se den procesos de mercado mediante la elección del empleado o empleador y la consiguiente competencia por parte de los Super para hacerse con los fondos que aumentan las ganancias para ambas partes, es decir, las ganancias del mercado aumenta el ahorro de los empleados, aumentan los beneficios de los Super y mejoran el bienestar de los australianos.

¿No debe ser esta una guía para reformar el sistema de pensiones en Colombia?

Referencias

Mendoza, V. (2013). Los 20 países con las mejores pensiones en el mundo • Forbes México. [online] Forbes México. Available at: https://www.forbes.com.mx/los-20-paises-con-las-mejores-pensiones-en-el-mundo/ [Accessed 28 Nov. 2018].

Tupper, P. (2016). Los cinco mejores sistemas de pensiones del mundo. [online] www.ahoranoticias.cl. Available at: http://www.ahoranoticias.cl/noticias/economia/176884-los-cinco-paises-con-mejores-sistemas-de-pensiones-del-mundo.html [Accessed 28 Nov. 2018].

Banco Central de Reserva del Perú (2016). Reporte de Estabilidad Financiera. [online] Banco Central de Reserva del Perú. Available at: http://www.bcrp.gob.pe/docs/Publicaciones/Reporte-Estabilidad-Financiera/2016/Noviembre/ref-noviembre-2016-recuadro-2.pdf [Accessed 28 Nov. 2018].

Whitehouse, E. (2007). Sistemas de ingreso al retiro en 53 países. [online] Banco Mundial. Available at: http://documents.worldbank.org/curated/en/445541468326989035/pdf/379610PUB0SPAN1Box0334134B01PUBLIC1.pdf [Accessed 28 Nov. 2018].

Politicas Publicas Asia Pacífico (2012). Australia: el mejor sistema de pensiones del Asia Pacífico – Programa Asia Pacífico. [online] Biblioteca del Congreso Nacional de Chile. Available at: https://www.bcn.cl/observatorio/asiapacifico/noticias/sistema-pensiones-australia-chile [Accessed 28 Nov. 2018].

Australian Securities and Investments Commission (2018). Super decisions. Your savings. Your choices. Your future. [online] ASIC’s MoneySmart. Available at: https://www.moneysmart.gov.au/media/555121/super-decisions.pdf [Accessed 28 Nov. 2018].

Connolly, E. and Kohler, M. (2004). The impact of superannuation on household saving. [online] Economic Research Department Reserve Bank of Australia. Available at: https://www.rba.gov.au/publications/rdp/2004/pdf/rdp2004-01.pdf [Accessed 28 Nov. 2018].

Autor entrada: Martín Sánchez

Martín Sánchez
Estudiante de Economía @UNColombia. Pasante @Cil_Libertad. Columnista @lasillavacia. Old Whig. @MartinSanchezD