¿Es la Escuela Austríaca una Pseudociencia?

La astronomía tiene a la astrología, las matemáticas tienen a la numerología, la química tiene a la alquimia, la política tiene a la politiquería, ¿la economía tiene a la Escuela Austriaca? No es así, pero si se compara el cuerpo completo de teoría económica contra la química y la matemática, se podría argumentar que toda la Economía es pseudociencia… sin embargo, no intento marginar una disciplina porque llanamente es una muestra de ignorancia o falta de honestidad intelectual. Por más que aborrezcamos una teoría, debemos dar argumentos libres de juicios de valor para no caer en el juego ridículo de las descalificaciones.

No seré yo quién les dé las razones completas para responder con un “¡Jamás!” rotundo cuando algún fulano formule la pregunta, pero se debe estar preparado, ya que nada más fácil que los insultos hacia una disciplina para ganar una disputa intelectual frente a una audiencia.

Así que me he tomado el atrevimiento, a lo Vargas Llosa, de sugerir las siguientes lecturas y videos para que quienes interesados en la pregunta, puedan encontrar fuentes a textos más profundos que los ayuden a salir del tribalismo para responder la pregunta.

El Contraataque de Juan Ramón Rallo

¿Dónde están los avances de esta escuela? ¿Cuándo han corregido un error? ¿Cuándo han descartado una hipótesis por encontrar otra mejor? ¿Dónde publican? ¿A quién convencen? ¿Qué datos necesitan para invalidar alguna de sus hipótesis?

Dentro de la esfera libertaria, Rallo no necesita presentación, pero sí la necesita esta respuesta dada a las anteriores preguntas, realizadas negligentemente por José Luis Ferreira en su libro Economía y Pseudociencia del cual pueden leer este aparte.

De Menger a Mises

¿Qué tanto han leído de Mises o de Menger? Si han leído menos que Rallo, entonces que sea meta de este año superarlo. En este documento encontrarán diferencias muy notorias sobre lo que Menger y Mises pensaban de la metodología en las ciencias sociales. El texto lleva a pensar que el positivismo económico de Friedman en realidad es una jugada maestra para alejarse del historicismo, hábilmente usado por los marxistas para invalidar la Economía.

Anti-naturalismo, anti-historicismo y algo de apriorismo es lo que pueden aprender de esa tesis escrita por Maurice Lagueux, un filósofo canadiense.

La filosofía de la ciencia en el Siglo XX

Un hora con dieciocho minutos en las cuales el profesor Zannoti nos expone de una forma muy amena, los límites del método científico mientras referencia autores como Karl Popper, Thomas Samuel Kuhn, Imre Lakatos y Paul Karl Feyerabend. Si no les gusta ver películas porque el libro es mejor, aquí les dejo el paper del profe. Aunque en el video hay joyas que el texto no tiene como la explicación del término “Paradigma”.

¿Perdiendo la fe en la Escuela Austríaca?

Hay más libros y documentos explicando el método austríaco que se quedan por fuera de este post, así que tiempo y material es lo que tienen para seguir conociendo los fundamentos epistemológicos de la Escuela.

Parafraseando a Rallo: dentro de la escuela austríaca hay muchos matices. No se puede perder la fe en la Escuela Austríaca porque no es una religión, pero, personalmente, —aunque los planteamientos me parecen maravillosos—, opino que la Escuela se queda atrás para explicar de forma satisfactoria una realidad donde el gobierno tiene muchos mecanismos sutiles de intervención. Ese es nuestro trabajo: explicar cómo estas intervenciones afectan nuestra realidad y por qué las medidas intervencionistas son corolario en una economía intervenida. No me malinterpreten, la Escuela Austríaca explica de forma elegante cómo funciona una economía sin intervención del gobierno, pero muchos nos quedamos en eso: en decir que las cosas estarán mejor si el gobierno deja de meter sus asqueroso puños y ahí es donde perdemos contra “Keynesianismos”, “Terceras Vías”, “Paul Krugmans”, “Pikettys” y demás apologistas del Estado.

Yo suscribo a la escuela austríaca, pero estoy intentando explicar primero por qué X entidad del gobierno toma A o B decisiones basadas en Y o Z argumentos económicos y bajo cuál escuela está influenciada, antes de siquiera mencionar a Menger, Hayek o el mismo Hoppe. Es una tarea para nosotros, los estudiantes y economistas que suscribimos a esta escuela.

No vamos a persuadir a otros señalando la intervención de manera directa, sino que debemos mostrarnos como conocedores de todo el cuerpo de teoría económica y de esta forma, cuando se tenga la autoridad intelectual que el manejo maestro de un tema da, podemos empezar a derribar todos los mitos de nuestros opositores, con una audiencia a nuestro favor si nos encontramos en un debate.

Sean pesimistas. Aborden sus explicaciones de forma holista sin perder de vista el individualismo metodológico, recuerden que las medidas de intervención parecen buenas en el corto plazo, pero en el largo todos estaremos muertos.

Autor entrada: Jean Torres

Humano viviendo en los tiempos del intervencionismo tardío. Los impuestos sí son robo.