Australia: Analizando su sistema económico y de pensiones

 

Actualmente este sistema pensional ha logrado superar el tamaño de su PIB, es decir, el tamaño del ahorro de los australianos en sus pensiones es mayor que su riqueza por año.

 

(Imagen tomada de National Geographic http://bit.ly/2BHgd5h)

 

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de la Revista John Galt.

 

Tamaño del gobierno, sistema jurídico, derechos de propiedad, política monetaria, comercio internacional y regulaciones (crediticia, laboral y mercantil) son los ítems que miden la libertad económica de un país.

 

Para encabezar en el índice de libertad económica, el tamaño del gobierno debe ser pequeño (gasto respecto al PIB), el sistema jurídico debe ser objetivo, sencillo, eficiente y uniforme a través del tiempo, los derechos de propiedad deben defenderse, la política monetaria debe ser estable, el comercio internacional debe incentivarse y las regulaciones deben ser flexibles.

 

Según el ranking de libertad económica, comparando las economías más libres con las menos libres, estas políticas traen como resultado:

 

1) Las economías más libres tienen un ingreso por persona 7 veces mayor que las menos libres.

2) El crecimiento económico de las economías más libres es el doble de las economías menos libres.

3) En las economías más libres el 10% más pobre tiene un ingreso 10 veces mayor que el 10% más pobre en las economías menos libres.

4) El porcentaje de personas en situación de pobreza es entre 20 y 30 veces menor en las economías más libres que en las economías menos libres.

5) La expectativa de vida es 15 años mayor en las economías más libres que en las economías menos libres.

6) Hay 3 veces menos represión a las libertades individuales en las economías más libres que en las menos libres.

7) La inequidad de género es 5 veces menor en las economías más libres que en las menos libres. (pp. 32-36)

 

Respectivamente, en el ítem que mide la libertad económica de 1 a 10, siendo 1 la calificación más baja y 10 la más alta, Australia encabeza en tamaño del Estado 6,6, en sistema jurídico y derechos de propiedad 8,0, en política monetaria 9,4, en comercio internacional 7,6 y en regulaciones (crediticia, laboral y mercantil) 8,4. Ocupando la novena plaza de las economías más libres del mundo.

 

Acotando, actualmente Australia tiene el tercer mejor sistema de pensiones del mundo: “Superannuation”.

 

Este sistema tiene sus bases en:

 

1) La financiación, realizada por el empleado con el 9% de su salario, con un estimulo para hacer aportes voluntarios (una rebaja en sus impuestos), y, por último, la subvención del Estado que garantiza como mínimo el ingreso que recibía un pensionado con el anterior sistema de seguridad social.

2) La oferta, puesto que hay 500.000 empresas cumpliendo esta función, aumentando la competencia y, por consiguiente, la calidad del servicio que se ofrece.

3) La flexibilización para retirar los fondos, que consiste en que por diversas causales, como enfermedad, terminación de la condiciones de residente, entre otras, se puedan retirar los fondos de pensiones.

 

Cabe aclarar que este sistema es 100% privado y funciona mediante incentivos como lo son 1) para las empresas, la posibilidad de obtener ganancias si se presta un buen servicio (y pérdidas si se presta uno deficiente), y 2) para los empleados, las exenciones de impuestos para fomentar el ahorro.

 

Actualmente este sistema pensional ha logrado superar el tamaño de su PIB, es decir, el tamaño del ahorro de los australianos en sus pensiones es mayor que su riqueza por año.

 

 

Si la competencia y los incentivos funcionan, ¿por qué no darles una oportunidad en nuestro país?

Autor entrada: Martín Sánchez

Martín Sánchez
Old Whig. @MartinSanchezD