Vouchers escolares: La solución a la educación en Colombia

 

Por tanto, para fomentar la competencia, el Estado debe financiar la demanda (padres e hijos), y no la oferta (colegios). De este modo, los padres reciben el monto que por estudiante era destinado a la educación pública y eligen el mejor colegio para sus hijos.

 

(Imagen tomada de Las2Orillas http://bit.ly/2kziKYi)

 

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de la Revista John Galt.

 

Analizando los resultados de Colombia en las pruebas PISA -que evalúan la calidad de la educación a nivel global- aunque han mejorado, siguen siendo desalentadores. En la actualidad ocupamos el puesto 57 de 72 países, pese a que del 2012 al 2015 hubo un incremento de $7 billones en el presupuesto de educación (Ministerio de Hacienda, 2015) y se mejoraron 22 puntos en lectura (de 403 a 425), 14 puntos en matemáticas (de 376 a 390) y 17 puntos en ciencias (de 399 a 416) (PISA, 2012) (PISA, 2015). Así pues, basados en esta relación (incremento de resultados e inversión) para alcanzar los puntajes de países como Singapur (535 en lectura, 564 en matemáticas y 556 en ciencias) se necesitaría aumentar por lo menos $70 billones más el presupuesto en educación.

 

Cifra desorbitada para la situación del país, pues el sistema tributario no da para más y por este mismo sistema, sumado a la corrupción estatal, Colombia tienen una renta per cápita en promedio 10 veces menor a los países ricos (Fondo Monetario Internacional, 2016). Países con los que se compara el bajo presupuesto de inversión en educación, pero no se compara el sistema tributario y jurídico (El Tiempo, 2017). Por tanto, si no se tiene la renta per cápita para mayor inversión en educación y se está creando una correlación inexistente (mayor presupuesto en educación, mejores resultados), surge la pregunta:

 

Si no es mayor presupuesto, ¿qué nos situaría en los primeros puestos de las pruebas PISA?, o generalizando la pregunta, ¿qué permitiría que este servicio (educación) aumente su calidad?

 

Esta pregunta puede ser resuelta dentro de una economía de mercado basada en la propiedad privada de los medios de producción (Mises, 1949). Donde el propietario para conseguir ganancias y evitar pérdidas compite para brindar el mejor servicio calidad/precio entre la competencia (Mises, 1949). Así, para mejorar los resultados en las pruebas PISA se deben introducir dos factores a la política educativa colombiana: El ánimo de lucro y la competencia. Siendo estos las bases de la política educativa en países como Holanda, Suecia, Dinamarca, Nueva Zelanda, Australia y, más cercanamente, Chile, los cuales presentan mejores puntajes que Colombia en las pruebas PISA.

 

En los países nombrados, 1) se han entregado los colegios públicos a las respectivas municipalidades de cada ciudad en cabeza de los docentes (del antiguo sistema), para responzabilizarlas de las pérdidas y ganancias, es decir, de la calidad/precio del servicio educativo que prestan, y 2) se ha permitido la participación de la oferta educativa privada (percibiendo recursos públicos), para crear un modelo de competencia público-privado. Por tanto, para fomentar la competencia, el Estado debe financiar la demanda (padres e hijos), y no la oferta (colegios). De este modo, los padres reciben el monto que por estudiante era destinado a la educación pública y eligen el mejor colegio para sus hijos. Los efectos que ha tenido esta política en países como Suecia según investigaciones adelantadas por Valentín Bote (2007) son:

 

1) Mayor número de colegios privados, estimulando una mayor oferta educativa que repercute en mayor competencia y mayor calidad.

2) Incidencia de estos colegios en las zonas más pobres del país, dando una oportunidad a los jóvenes para mejorar su futuro.

3) Mejora de los colegios administrados por los docentes, que se adaptaron a la competencia público-privada, corrigiendo gran parte de los errores que presentaba la oferta educativa pública.

4) Mayor eficiencia del presupuesto en educación, resultado evidente si se tiene en cuenta que los propietarios (en el caso de los colegios privados) o administradores (en el caso de los colegios municipales) tienen que manejar las pérdidas.

5) Menor porcentaje de segregación racial y social.

6) Mejor elección del colegio de los jóvenes, consecuencia de que dos tercios de los padres (66%) comenzaron a elegir el colegio de sus hijos por la calidad académica.

7) Por último, mejores resultados académicos.

 

En el caso colombiano por ser un país pobre se deben invertir los escasos recursos de la manera eficiente. Así, al aplicar estas medidas la misma inversión educativa va a conseguir mejores resultados. Siendo también una propuesta para renovar la política de funcionamiento de los colegios por concesión que hay en sectores de estratos 1 y 2 en Bogotá, que, a pesar de las imperfecciones inherentes al modelo (falta de competencia), han demostrado que la educación prestada por colegios privados es mejor para los jóvenes que la prestada por colegios públicos tradicionales. Pues en las pruebas Saber 11 han obtenido mejores resultados (encontrándose en nivel alto o superior), mayor índice de acceso a educación superior de sus egresados (49%), menor deserción escolar (0,7%) y a precios más bajos. Un estudiante de un colegio por concesión le cuesta al Estado $2’050.718, mientras que en un colegio público tradicional le cuesta 3’696.911 (García, 2017).

 

Podemos concluir que, si se ha obtenido este progreso en los colegios por concesión, la transición y consolidación a un sistema basado en la competencia que permita las pérdidas y ganancias, sin interferencia estatal más que la financiación de la demanda, va a lograr que Colombia obtenga mejores resultados en las pruebas PISA permitiendo construir con base a la educación, la inclusión y la equidad una paz verdadera.

 

Bibliografía

 

Bote, V. (Abril-Junio de 2007). El cheque escolar para elegir en libertad la educación de nuestros hijos: La experiencia sueca. Cuadernos de Pensamiento Político, 173-183.

PISA. (2012). Resultados Pruebas PISA 2012.

Mises, L. V. (1949 ). La Acción Humana. La pérdida y la ganancia empresarial. .

PISA. (2015). Pruebas PISA.

Ministerio de Hacienda. (2015). Presupuesto General de la Nación . Colombia.

García, T. (2017). Educación de calidad vs Sindicatos: Paro de maestros.

El Tiempo. (2017). Inequidad tributaria del país no deja crecer la economía de Colombia.

Autor entrada: Tomás García Machado

Tomás García Machado
Tomás García Machado es estudiante de Derecho y Administración de Empresas en la Universidad de los Andes. @tomasgarcmac