Kiwi Campus defiende la bandera colombiana en Silicon Valley

 

Llegamos a Estados Unidos en 2016 con 200 dólares, tres noches en el airbnb más barato y un plan de negocios.

 

 

Es ineludible que nuestro mundo está cambiando a un ritmo vertiginoso. Los días por venir traen consigo el reto de adaptarnos a una normalidad donde los robots suplirán nuestras necesidades de una forma confiable y segura, permitiendo a la humanidad alcanzar su máximo potencial.

 

Soy Felipe Chávez, CEO y co-fundador de Kiwi Campus, la empresa líder mundial en entrega de domicilios automatizados. Soy afortunado al contar con 24 amigos que comparten mi pasión por construir la infraestructura tecnológica del futuro y participar de un proceso que con total seguridad sacudirá la historia de América y el mundo. Nos juntamos para construir Kiwibots.

 

Un Kiwibot mide 48 centímetros de largo, 38 de ancho y 53 de alto. Equipados con módulos Jetson de NVIDIA, los Kiwibots se encuentran a la vanguardia de las capacidades técnicas de deep learning al ser capaces de cruzar calles, reconocer y evitar personas tanto como objetos. Los robots se producen entre Colombia y China, operan en Estados Unidos y su tecnología se desarrolla en México.

 

Vea soñar a un Kiwibot

 

 

Nos enaltece innovar no solo en campos como la ingeniería, pues también aplicamos los últimos hitos en campos como la psicología y la economía. Un Kiwibot está diseñado para ser una externalidad positiva en donde se encuentre y logre ser un agente considerable en la transición y aceptación de la coexistencia entre humanos y robots.

 

A hoy Kiwi Campus ha creado más que las tres ediciones del Kiwibot. El equipo del que me precio al ser parte ha gestado patentes en inteligencia artificial y nuevas metodologías en logística, estructura organizacional y operaciones. Juntos luchamos por demostrar que la verdadera fuerza tras el progreso es la determinación y el trabajo. No la inteligencia.

 

Así ve el mundo un Kiwibot

 

 

El núcleo de nuestro negocio actual reside en democratizar el acceso a domicilios en los Estados Unidos. Hoy día el costo de un domicilio en Berkeley, California oscila alrededor de 8 dólares, mediante los robots reducimos ese precio a 3 dólares, y pronto será 1. El incremento en la disponibilidad a pagar de nuestros clientes se transmite a un aumento en el tamaño del mercado agregado, especialmente en la demanda por comida.

 

En nuestras líneas tenemos emprendedores, hackers, físicos, diseñadores y antiguos miembros de equipos de trabajo en la NASA. Vivimos juntos en apartamentos que nos han enseñado a convivir, compartir y cooperar. El día a día de nuestro grupo de trabajo ha desdibujado roles de género, jerarquías de papel y preconcepciones que nos impedían ver la oportunidad detrás de cualquier elemento del día a día.

 

Kiwi Campus opera desde el primer trimestre de 2017 en UC Berkeley y desde el tercer trimestre del mismo año en Stanford University. Llegamos a Estados Unidos en 2016 con 200 dólares, tres noches en el airbnb más barato y un plan de negocios. Nos mantiene con vida el incesante deseo de obtener una victoria definitiva en el mundo del delivery.

 

Un año después nos respalda la rebeldía y el carisma que hace a nuestro grupo de amigos algo especial incluso ante los ojos de los conocedores más exigentes de San Francisco. Seguiremos trabajando jornadas de al menos 12 horas diarias, 6 días a la semana con el objetivo de restituir el nombre de nuestra región frente al mundo.

 

Si bien estamos orgullosos de nuestro desempeño aún estamos lejos de estar satisfechos. Kiwi Campus llegará a los mayores Campus universitarios de los Estados Unidos y un día volveremos a nuestros orígenes para compartir y propender por una integración regional más sólida a través de la tecnología.

 

Seguiremos trabajando por construir el mundo en que queremos vivir.

Autor entrada: Felipe Chávez Cortés

Felipe Chávez Cortés
Felipe Chávez Cortés es un emprendedor y escritor colombiano que lidera KiwiCampus, la compañía de entregas robóticas más grande del mundo.