¿Qué es el Bitcoin?

 

Si se entiende que el objetivo del dinero es ser un método de intercambio indirecto, que requiere liquidez, esto es, no perder valor, el Bitcoin representa lo que debe ser una moneda respaldada, no por lo gobiernos, sino por las personas.

 

(Imagen tomada de TechCrunch https://goo.gl/19T64C)

 

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de la Revista John Galt.

 

El Bitcoin (฿ o BTC) es una moneda digital concebida en 2009. Se caracteriza por ganar o perder valor de acuerdo a qué tantas personas la compren y qué tan transacciones se hagan con la misma. Además no está respaldada por ningún gobierno.

 

Sus principios son:

• 21 millones: la cantidad de unidades nunca podrá exceder los 21 millones de Bitcoins.
• Sin censura: nadie puede prohibir o censurar transacciones válidas.
• Sin permiso: nadie puede impedir la participación en la red.
• Permutable: cada unidad es intercambiable.
• Pagos irreversibles: las transacciones confirmadas no pueden ser modificadas ni eliminadas. La historia es imborrable.

 

Esta moneda es finita y se genera usando algoritmos, cualquiera, sin excepción, desde que tenga un ordenador con el software necesario puede generarla. Esta actividad se conoce como minar Bitcoins. Como es finita, solo se pueden minar 21 millones. Ergo tenemos una moneda que sería un peligro para cualquier gobierno inflacionista.

 

El Bitcoin presenta las siguientes ventajas. Cualquier persona puede acceder a esta red. La persona que posee un Bitcoin ve qué uso le da, si lo usa o si lo vende. Las transacciones son válidas desde que las dos partes que la van a efectuar la validen y desde que la misma red compruebe que no hay fraude, es decir, que un tercero independiente a las dos personas no sea el que esté efectuando la transacción. Y, por último, una vez efectuada la transacción no puede retractarse ninguna de las dos partes.

 

Carl Menger en su libro El Origen del Dinero explica que “una mercancía como método de intercambio indirecto es más o menos liquida si podemos, con mayor o menor perspectiva de éxito, desprendernos de ella. Esta inferencia nos lleva al oro como método de intercambio indirecto líquido, pues nos garantiza ser transportable, divisible, homogéneo, duradero y difícil de falsificar”.

 

El Bitcoin es, así, una versión mejorada de lo que fue el patrón oro. No requiere ser transportable porque está en la red, es divisible pero no aumentable, es totalmente homogéneo, no tiene caducidad y no se puede falsificar. Si se entiende que el objetivo del dinero es ser un método de intercambio indirecto, que requiere liquidez, esto es, no perder valor, el Bitcoin representa lo que debe ser una moneda respaldada, no por lo gobiernos, sino por las personas.

Autor entrada: Martín Sánchez

Martín Sánchez
Old Whig. @MartinSanchezD