La casa en orden, parte 1: el Crisol

(Imagen tomada de Megamark http://bit.ly/2uQqk7h)

 

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de la Revista John Galt.

 

A la economía le ha pasado un poco como a las tragedias griegas, todo el mundo habla de ellas pero nadie las comprende a profundidad, tal vez porque no las han leído completas o porque se han vuelto un lugar común, que todos parecen entenderlas. Economía, un abusado y mal entendido concepto, en la boca de todos, culpable de los males del mundo, o simplemente, una palabra sublime que merece lucir sus propios laureles.

 

Siguiendo con el relato griego, me apetece iniciar la sublimación del concepto usando la simple estrategia epistemológica;  Oikos es casa, Nem es ley u orden e Ia es cualidad, en ese sentido la economía es la cualidad de mantener la casa en orden, y ese orden es necesario dada la escasez de los recursos. El objeto de la economía es la sociedad, ya que la casa es habitada por individuos con sus particularidades, que en mutua interacción se convierten en sujetos dentro de un entorno social.

 

Hasta ahí, nada que no sea del conocimiento popular, la definición de economía como ciencia social está presente en todos los contextos. Pero me atrevo a formular un postulado  que busca trascender el concepto de Economía. Sabemos que la Filosofía (el amor, sed, ganas de conocimiento) es la cuna de toda actividad humana, de ella nacen, emanan o se desprenden todas las ciencias, artes, técnicas, disciplinas, etc. Y todas ellas se reúnen en un solo concepto… la Economía.

 

Toda decisión, pensamiento o actividad humana, ya sea social o individual, tiene un sólo propósito, la felicidad (el bienestar) es decir, satisfacer las necesidades, y para esto requerimos de bienes y/o servicios, esto es economía. Es así que la economía es más que ciencia, es ese Crisol donde se funde toda expresión humana. Todo lo que inicia en la Filosofía se sintetiza y concluye en la Economía.

 




En este sentido, el estudio de la economía, del orden de la casa, debe extenderse fuera del contexto de formación superior, debe llevarse incluso a la educación básica para ampliar la comprensión del mundo y servir de eje formador de mejores ciudadanos. Todos deberíamos conocer y comprender la economía para poder funcionar mejor en el mundo.

 

De esta manera, el lenguaje económico y la comprensión del concepto se incorporarían a la cotidianidad de los ciudadanos, generando mayor conciencia de los efectos sociales de las decisiones individuales y mejorando el razonamiento de estas decisiones. Las implicaciones al bienestar social  de democratizar o generalizar el estudio de la economía pueden ser más positivas que relegarlo solo a unos pocos. No es un estudio exclusivo y excluyente, es iniciarse en el conocimiento del comportamiento humano cuando se busca algo tan sencillo como la felicidad.

 

Este artículo es el inicio de una serie de textos que buscan motivar el acercamiento al estudio de los principios básicos de la economía, y como esta explica toda acción, decisión o pensamiento.

 

¡Bienvenidos al Crisol!



Autor entrada: Enrique Delgado

Enrique Delgado
Académico, poeta, humanista y libertario hasta los tuétanos. 1975