Las fallidas medidas para acabar con el hurto de celulares en el país

(Imagen tomada de Semana http://bit.ly/2s3uV5q)

 

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de la Revista John Galt.

 

Aterrados por el preocupante aumento que se venía evidenciando en las estadísticas sobre el robo de celulares en el país, el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones expidió en mayo de 2011 el decreto 1630. Este proyecto presentaba una serie de restricciones y regulaciones para la compra y venta de celulares, con las cuales se pretendía acabar definitivamente con el negocio de los móviles hurtados. No obstante, aun cuando la mayoría de las medidas propuestas por el decreto 1630 de 2011 ya han sido implementadas y cientos de equipos han sido bloqueados, las cifras de celulares robados en el país siguen siendo alarmantes.

 

En este sentido, es claro que el gobierno nacional ha omitido la consideración de importantes factores relativos a este negocio. Y es que, actualmente, los delincuentes han logrado arreglárselas para alterar las identificaciones IMEI de los celulares reportados y hacerlos pasar como terminales legales y poder venderlos nuevamente. Por otro lado, una gran parte del mercado de los móviles que son robados anualmente en Colombia se encuentra en Ecuador, Venezuela e incluso algunos países de Asia. Así, aun cuando el gobierno disponga de medidas para restringir la salida de estos dispositivos, estos seguirán siendo movilizados por las mismas rutas que históricamente se han utilizado para mover el narcotráfico y el contrabando en el país. Finalmente, los celulares que definitivamente no puedan ser vendidos dentro o fuera del territorio nacional siempre podrán ser desarmados y vendidos por partes como refacciones.

 




De este modo, dado que el decreto 1630 de 2011 presenta falencias para acabar de manera contundente con el negocio de los celulares robados en el país, tal medida solo puede favorecer de forma real a los operadores móviles que venden equipos de telefonía celular. Cuando se prohibió la aplicación de cláusulas de permanencia en los contratos de telefonía móvil, financiar equipos se convirtió en una tarea riesgosa para los operadores y, sin esta ventaja, a los operadores les resultó muy complicado competir en precio con los San Andresitos y establecimientos pequeños a la hora de realizar la venta de celulares. No obstante, el decreto 1630 de 2011 reviste a los operadores con la única potestad para aceptar el registro de los móviles de manera legal y en este sentido pueden imponer algunas trabas burocráticas y técnicas para registrar los equipos que no hayan sido comprados directamente con ellos, induciendo así al usuario a evitar la compra de equipos a importadores independientes.

 

De igual forma, estas nuevas medidas han reducido la variedad en la oferta de equipos móviles, ya que la Comisión de Regulación de Comunicaciones CRC ha impuesto una serie de parámetros para determinar qué clase de celulares deben ser utilizados dentro del país. Es decir, los equipos que no se adapten a estos parámetros no serán homologados y, por tanto, no podrán ser registrados, lo que posteriormente conllevará a el bloqueo de estos celulares. Así, entre los criterios establecidos por la CRC para realizar la homologación de los móviles en el país es requerimiento indispensable que estos tengan un código FCC ID otorgado por la Comisión de Comunicaciones de EEUU. De este modo, los teléfonos que no cuenten con este código no podrán ser utilizados dentro del país, eliminando así una gran cantidad de móviles, muchos de estos de origen europeo, de la oferta de equipos a los que pueden acceder los colombianos.

 

Finalmente, es claro que las medidas estatales no han logrado proveer algo más de seguridad para los colombianos con este intento fallido de acabar con el robo de celulares y, en cambio, sí han ayudado a perpetuar el oligopolio de los operadores móviles en la venta de terminales celulares. Asimismo, la actuación de la CRC en este campo ha coartado la posibilidad de los colombianos para escoger el teléfono que mejor se adapte a sus necesidades disminuyendo la variedad en la oferta de móviles disponibles para el uso dentro del país.




Autor entrada: Jhon Jairo Vargas

Jhon Jairo Vargas
Jhon Jairo Vargas es estudiante de Ciencia Política y Gobierno en la Universidad del Rosario y fue columnista de la Revista CiudadBlanca.