¿Alejandro Ordóñez a presidenciales en el 2018?

(Imagen tomada de Noticias Uno https://goo.gl/T5IkQp)

 

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de la Revista John Galt.

 

“Para defender mi familia, su familia, nuestras familias, he tomado una decisión que quiero compartir con ustedes. Un grupo de ciudadanos ha decidido recolectar firmas para promover mi nombre como candidato presidencial. He aceptado ese reto”. Así empieza el video de Alejandro Ordóñez postulándose para las elecciones presidenciales el próximo año. Si, el mismísimo exprocurador destituido por el Consejo de Estado, diciendo “no más ataques a la democracia, aunque ellos no lo quieran, y ustedes saben a quién o a quienes me refiero. La voz de la ciudadanía va a ser escuchada y va a ser respetada. Se los garantizo”. Vamos a ver.

 

Recordemos. Tras pasados años de presentada la demanda, el Consejo de Estado anuló la reelección de Alejandro Ordóñez como Procurador después de verificar irregularidades al haber desconocido el artículo 126 de la Constitución que dicta “Los servidores públicos no podrán en ejercicio de sus funciones, nombrar, postular, ni contratar con personas con las cuales tengan parentesco hasta el cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad, primero civil, o con quien estén ligados por matrimonio o unión permanente”, artículo que, en efecto, fue ignorado por Ordóñez al haber efectuado nombramientos irregulares de magistrados de la Corte Suprema de Justicia, quienes después lo habrían postulado para dicha reelección, causa directa de su destitución.

 

Tras del hecho -y muy descaradamente- el exprocurador en su momento, respecto a la decisión, afirma que “se acaba de cumplir el primer pacto de La Habana, la expulsión del Procurador” sugiriendo que mantener o anular su corrupta reelección fue tema principal de las negociaciones de paz, negociaciones que claramente lo tenían como foco principal a él y sus funciones, no a las víctimas ni los términos para la terminación del conflicto. No. Él era el “primer pacto de La Habana” como se refirió al suceso, como si la agenda de los equipos negociadores girara en torno a sus movimientos políticos, y como si la causalidad de su misma destitución no hubieran sido sus mismas acciones. Como si no fuera justo y como si no se lo mereciera.

 




Y además, en el mencionado video, continúa diciendo: “No más pactos con terroristas, no más ideología de género, no más impunidad, no nos vamos a convertir en otra Venezuela”. Desde firmados los tales “pactos con terroristas” las víctimas se han reducido radicalmente, se han abierto espacios de diálogo y reconciliación y se ha posicionado a Colombia en la arena internacional con un nombre muy prometedor -a excepción, claro, de cuando el senador Uribe va a foros internacionales a decir que Colombia es el paraíso de la criminalidad y el narcotráfico-, así que la propuesta de Ordóñez sería, no solo continuar con la guerra anulando lo acordado, sino negar la posibilidad de futuras negociaciones exitosas con el ELN, por poner un ejemplo. Por el otro lado, no más ideología de género qué significa. En principio, es una completa invasión a la identidad y la privacidad de la población colombiana, lo cual sería un retroceso después de algunos sustanciales avances que han sido posibles en dicha materia durante los últimos años, aunque del exprocurador no sería sorprendente cuanto retroceso ocurriera; recordemos que en pleno 1985 estaba quemando libros de Rousseau, Marx y García Márquez, como en plena inquisición. Ordóñez, cegado por su radicalismo religioso característico, y convencido de que su moral cristiana le da la autoridad para dictaminar sobre las vidas y decisiones de los demás, es incapaz de reconocer un enfoque de género, igual como recientemente lo manifestó Monseñor José Domingo Ulloa, Arzobispo de Panamá, en su audiencia con el Papa: “La ideología de género es del demonio”.

 

Incapaz de reconocer una familia más allá del tradicional papa-mama-hijos. Y a su vez incapaz de ver más allá de su familia y de los privilegios con lo que se han establecido. Familias en donde papá o mamá se han ausentado por no asumir su responsabilidad y que parte de la crianza ha quedado en manos de tíos y abuelos. Familias en las que la figura de mamá o papá no está presente ya por enfermedades, por fallecimiento, o demás causas que le conciernen al núcleo de cada familia, entonces no son familias de Dios, y gracias al cielo, Ordóñez va a defender dicho marco. Uno discriminatorio, contra un gran grupo de ‘familias no tradicionales’ que es posible encontrar en todo el país, sobre todo tras finalizado un conflicto que ha cobrado tantas vidas y ha dejado tantos vacíos. Y por último, usa la pobre y sin fundamento excusa del ‘castrochavismo’ y Venezuela, usando la imagen de la infortunada dictadura, y el sufrimiento del pueblo venezolano, para manipular a los votantes colombianos, sin un solo argumento. Esta es la moral del señor Ordóñez, el mismo quien se interpuso en investigaciones respectivas al escándalo de Odebrecht, quien sigue valiéndose de recursos públicos tras su destitución, y quien hoy pide firmas y fotos para su candidatura.

 

Al exprocurador se le ha olvidado que Colombia por Constitución es un Estado laico -así igualito como se le olvidó el artículo 126 por el que fue destituido- Sin embargo la situación le permite ser una opción posible para las presidenciales en 2018. Actualmente según el artículo 121 de la constitución, los únicos requisitos para ser Presidente de la República son ser colombiano de nacimiento, ciudadano en ejercicio, y mayor de 30 años. Así que, como siempre, el aval para el candidato dependen de la misma población. Tiene de aquí a mayo del próximo año para pensar con calma, ¿qué clase de mandatarios queremos? ¿qué clase de valores vamos a fomentar? y sobretodo, ¿qué clase de país queremos construir?




Autor entrada: Paula Espinosa Silva

Paula Espinosa Silva
Paula Espinosa Silva se ha interesado desde temprana edad en la escritura, involucrándose en diferentes proyectos relacionados con publicaciones literarias y periodismo. Le apasiona la política comparada, las relaciones internacionales, el diseño, las danzas, la historia y la moda, espera poder llegar a ejercer, al tiempo, la diplomacia y la creatividad en el ámbito profesional.