Colombia necesita una política de propuestas

(Imagen tomada de PanAm Post https://goo.gl/0a47tS)

 

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de la Revista John Galt.

 

En los últimos días, los medios de comunicación han presentado titulares con los nombres centro derecha o centro izquierda, como si en Colombia eso estuviera claro, como si los colombianos conocieran a fondo lo que significa, o lo que es aún peor, como si los candidatos o los partidos políticos tuvieran definido su rumbo político, basta con que en las encuestas presidenciales se le preguntara a la ciudadanía como clasifica a Petro, a Claudia López o a Fajardo, o en qué diferencian a Martha Lucia de Ordoñez y “el candidato de Uribe”. El  presente no es para hacer una teorización filosófica y conceptual acerca de lo que es la derecha o de lo que es la izquierda en Colombia, sino más bien evidenciar que ninguno de los candidatos expone claramente cuál es su rumbo político y que en Colombia reina la confusión, donde se vende la imagen de lo que “supuestamente” necesita el país, y no las ideas o el programa que hay detrás de ello.

 




En este sentido, mi invitación al lector es a la reflexión, a alejarse del producto o envase: “centro derecha” o “centro izquierda” que tratan de vender los medios de comunicación, o el “Colombia necesita un hombre duro” -posiblemente que dé coscorrones-, o “Colombia necesita alguien que haga trizas el acuerdo de paz” -como dicen los del Centro Democrático-, o “Colombia necesita a alguien que aplique los acuerdos” -como dice la izquierda-, para más bien acercarse al programa que hay detrás de cada candidato; recuerden cuando Santos dijo en televisión nacional que no subiría los impuestos, y Mockus les dijo que eso era imposible, pero al sincero no le creyeron.

 

Estos “test” mediáticos le sirven para saber cuál es el envase que le gusta más. Sin embargo, lo que le van a vender será más de lo mismo. Y es que si usted está cansado de la rosca, de la corrupción y de los avivatos del gobierno, pues no elija a los mismos, no coma cuento, y revise los programas de cada candidato, todos en general le van a prometer lo mismo, la cuestión es: ¿Cómo lo van hacer? ¿Quiere más casas gratis y educación gratis? Ah, pues el IVA ya no será del 19% sino del 30%, el impuesto a la renta y a las empresas ni se diga, porque la plata tiene que salir de algún lado, claramente no del bolsillo de los políticos sino de su bolsillo, del bolsillo de todos; y lo peor es que con la corrupción del Estado -más de $50 billones al año- no se ejecuta en obras ni la mitad de lo que usted paga en impuestos, así que si usted no apoya el clientelismo y no quiere vivir de rodillas detrás del gobierno para que le dé algo -de lo que le quito a usted mismo-, no apoye la creación de ningún impuesto y deje de pedir las cosas gratis. ¿Qué tal si usted ve propuestas como la creación de préstamos fáciles para la creación de su empresa? ¿Con interés 0%? ¿O apoyo técnico? ¿No es acaso la creación de productos y servicios lo que nos hace ricos? ¿El dinero no está mejor administrado en sus manos que en las del Estado?

 

Si la izquierda está dividida, en la derecha no se tiene nada claro, y no porque no hayan definido candidato, sino porque no tienen propuestas claras de derecha, aquí los candidatos no están hablando de cómo Singapur, Japón, China, Corea del sur, Hong Kong o Taiwán, a través de la liberalización de los mercados, lograron el desarrollo. Tal vez por mantener los oligopolios creados por el mismo Estado, y de los cuales los señores de “centro izquierda” desean crear más “porque en sus manos todo está mejor”. No se habla de que en el apoyo al individuo libre, que decide emprender para crear una empresa, se beneficia a toda una sociedad, se enriquece una nación; o cómo, a través de unas reglas claras para hacer negocios, se logra que grandes empresas inviertan en Colombia para crear empleo, bienes y servicios. Aquí las conjeturas solo tratan del desprestigio al desastre venezolano con Maduro, y sí, aunque es un total desastre la destrucción de las empresas privadas a manos de un Estado corrupto, aquí también hay que proponer, porque está sucediendo lo que tanto se le endilgo a la izquierda, que era criticar y criticar sin proponer nada, ya que, como dije, no se trata de decir solo NO -a los acuerdos y a todo- Aquí tenemos que hacerle frente a un conflicto y una desigualdad histórica, a los que se enriquecieron a costa del Estado, del narcotráfico o la usurpación de tierras. Aquí hay que hacerle frente a los problemas del país, sin categorizar y señalar su afinidad política. Aquí lo importante es plantear soluciones, sin importar las diferencias políticas, priorizando la construcción de un mejor país.




Autor entrada: Juan Fernando Penagos

Juan Fernando Penagos
Juan Fernando Penagos es Abogado, Especialista en Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Orador en Moot Court, American University of Washington D.C. 2010. Ex funcionario de la Rama Judicial, ex funcionario de la Secretaria de Desarrollo. Empresario y litigante.