Colombia y la cuarta revolución industrial

(Imagen tomada de El País https://goo.gl/6NLjtt)

 

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de la Revista John Galt.

 

¿Qué es la cuarta revolución industrial?

 

La cuarta revolución industrial es el uso de la tecnología que se desarrolló en la tercera revolución industrial con el fin de conseguir nuevas tecnologías digitales, físicas y biológicas. Hasta el momento los campos de mayor avance, y que esperan dar un giro total a la vida humana, son la biotecnología, los robots, los drones y las impresoras 3D; además de la aparición de una nueva forma de cooperar y conseguir fines, mediante plataformas digitales, la economía colaborativa. La economía colaborativa consiste en unir personas que pueden prestar un servicio con otras que pueden brindarlo; Uber (une conductores con pasajeros), Airbnb (une a viajeros con hospedajes), Indiegogo (une a emprendedores con inversionistas), etc.

 

¿Qué papel juegan las economías asiáticas en la cuarta revolución industrial y por qué?

 

Muchas revistas internacionales aseguran que las economías que están liderando la cuarta revolución industrial son las asiáticas, pero no explican por qué. Después de un análisis de estas economías, se encuentra que 5 de las 10 economías más libres del mundo se encuentran en Asia; Hong Kong, Singapur, Georgia, Emiratos Árabes Unidos y Qatar. Estas economías brindan un ambiente propicio para emprender y hacer negocios; el papel del gobierno es mínimo, únicamente instituciones de seguridad y de justicia que protegen contra el hurto, el robo y la agresión, y por consiguiente, garantizan la defensa de la propiedad privada; y bajas regulaciones arancelarias y no arancelarias que permiten, fácilmente, emprender y comerciar.

 

 

¿Qué debe hacer Colombia para tener un papel en la cuarta revolución industrial?

 

El futuro es ahora, y no se debe dejar pasar. La oportunidad de liderar la cuarta revolución industrial es posible pero solo si Colombia genera el ambiente propicio para hacer negocios; reducir el tamaño y las funciones de su gobierno, devolviéndolas a seguridad y justicia, para únicamente defender la propiedad privada; y reducir regulaciones arancelarias y no arancelarias, ya que al empresario, al buscar las mayores ganancias, se desplazará a las economías que menos impuesto tengan. Pero esto no solo traerá inversionistas, sino también mayores oportunidades para los colombianos, dejándolos perseguir nuevos fines que vayan a la par con las necesidades que se demandan a nivel mundial. Un nuevo país de empresarios, para la cuarta revolución industrial, es posible.

Autor entrada: Martín Sánchez

Martín Sánchez
Martín Sánchez es estudiante de Ingeniería Química en la Universidad Nacional de Colombia. Director Nacional de Juventudes del Movimiento Libertario. Coordinador local de Students For Liberty. Columnista en PanAm Post. Old Whig. @MartinSanchezD