¡Gloria al bravo pueblo venezolano!

(Imagen tomada de laSexta https://goo.gl/QJTDLJ)

 

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de la Revista John Galt.

 

Durante dos semanas, la mayoría de titulares han sido dedicados a lo está que pasando en Venezuela. Este país, se encuentra en un punto de quiebre que se venía pronosticando hace muchos años. Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López (preso político) preguntó una vez: “¿Qué harías si la casa de tu vecino se estuviera incendiando?“ Pues bueno, al parecer los venezolanos querían quemar la de ellos; pero se cansaron, y valerosamente han iniciado y sostenido una pelea contra el Régimen, una pelea por una sola causa, la libertad, el bien supremo para todo ser humano.

 

La crisis venezolana empezó en el momento que la libertad fue quitada de su día a día. Situaciones que de verdad salen de toda lógica se volvieron el diario vivir; que alguien tenga que comprar una cantidad limitada de suplementos básicos, así no sea la que se desea; que sus propiedades se vean expuestas a dejar de ser suyas; que no puedan expresar lo que realmente sienten; etc.

 

La moraleja es que hay que tener excesivo cuidado con estos sistemas, sistemas que pretenden hacer perder la libertad individual, que pretenden uniformar a todos y volverlos un ejército. Estos sistemas, no solo buscan potencializar al colectivo, sino que buscan la reducción del individuo y la igualación de oportunidades mediante la coacción. Si otros sistemas son culpables de la alienación, ¿cómo se le puede llamar a esto?

 

Las últimas dos semanas el pueblo de Venezuela ha despertado y ha dado dos de las lecciones más importantes de la historia. 1. El individuo es libre por naturaleza, y luchara por mantenerlo. 2. El individuo es más fuerte que cualquier Estado.

 

Apoyo total a los venezolanos en su lucha por la libertad. ¡Que caiga toda la dictadura!

 

Hoy  se le debe reconocer al pueblo venezolano que cumple fervientemente con su constitución. El artículo 350 de la misma dice así:

 

“El Pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la Libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos”.

 

Y salieron a cumplirlo. ¡Felicidades a Venezuela!

 

 

No es mucho lo que un colombiano, residente en Bogotá, pueda hacer, -también puede ser visto como una intromisión referirse al tema- pero debía expresarles que no están solos, o que por lo menos no son los únicos que están pidiendo por su libertad. Me siento en la obligación de defender la libertad, porque este es el valor más bello que poseemos. Todos se la merecen, y en especial, en este momento, los venezolanos. No se cansen, amigos; esta lucha la van a ganar; la libertad no la puede detener ningún dictador, ya lo hemos visto a lo largo de la historia. No sé si en este espacio alcance a expresar lo compleja que es la situación venezolana, pero la admiración que le tengo a este pueblo que está luchando, es inmensa. Por los muertos, por los presos, por los que pasan hambre, luchen por el artículo 350.

 

¡Gloria al bravo pueblo venezolano!

Autor entrada: Juan Dario Mejia Bocanegra

Juan Dario Mejia Bocanegra
Juan Darío Mejía Bocanegra es estudiante de Ciencia Política y Filosofía en la Universidad de Los Andes. Miembro del Movimiento Libertario. Fue columnista de la Revista CiudadBlanca. Liberal Clásico.