Érase una vez los hombres rebeldes: siglo XX

 

Una época donde los verdaderos rebeldes son esos que se atreven a cuestionar las intenciones de los autoproclamados defensores de la humanidad.

 

Imagen tomada Universidad Francisco Marroquín http://bit.ly/2tfwJWm

 

En el año 1922, como consecuencia de la Primera Guerra Mundial y la Revolución bolchevique, las ideas socialistas eran las más admiradas en los círculos intelectuales europeos. Cosa que asombra, porque para ese mismo año Lenin había decretado “dar tratamiento de aguas residuales” a los intelectuales rusos: ejecuciones, confinamientos, y deportaciones.  Para los bien intencionados socialistas de occidente, estas personas perjudicadas solo eran impertinentes miembros del Ancien régime que habían perdido sus privilegios de clase.

 

En ese ambiente, un joven abogado, economista y veterano de guerra austriaco, Ludwig von Mises, tiene el valor de publicar El Socialismo: análisis económico y sociológico.  Este libro controvierte los fundamentos socialistas, que estaban muy de moda, y demuestra la imposibilidad de crear el paraíso igualitario sobre la tierra. El motivo: este sistema es ineficiente a la hora de distribuir los factores de producción,  al no poder hacer el cálculo económico, porque no hay acuerdos libres para determinar los precios que rigen el mercado. Mises fue de esas singulares mentes independientes que se atreven cuestionar las vanguardias intelectuales, especialmente cuando estas están amparadas por buenas intenciones. La historia luego le dio la razón.

 

El Siglo XX y lo que va corrido de este será recordado por la historia como la época en que las ideas con los fines más nobles cosecharon los peores frutos: los gulag, las terribles hambrunas producto de la colectivización del campo (Rusia, China), las perpetuas dictaduras comunistas (Cuba, Corea del Norte), y la imbecilidad generalizada de lo políticamente correcto.

 

Una época donde los verdaderos rebeldes son esos que se atreven a cuestionar las intenciones de los autoproclamados defensores de la humanidad. Esos dogmáticos miembros de una secta exclusiva que pretende saber qué es lo mejor para los demás y están dispuestos, con sus verdades de cajón, a decapitar el status quo.

 

Otro episodio que describe bien el ejemplo de una mente independiente enfrentada a la intelligentzia de turno, es la conocida  polémica entre Albert Camus con Jean Paul Sartre. El escritor argelino, en una acto de  profundidad moral, publica un libro llamado El hombre rebelde, donde desmitifica las revoluciones, sus ejecutores y la justificación de sus crímenes. Al denunciar las atrocidades de Stalin, entre otros, es condenado por Sartre y sus admiradores como un filósofo conformista y sin compromisos políticos. Sus inquisidores no le perdonaron haber dicho que por falta de carácter, muchas personas corren en busca de una doctrina.

 

En Francia, Camus no fue el único que se atrevió a pensar fuera de la caja marxista del momento. En el año 1955, Raymon Aron arremete con su obra El opio de los intelectuales, contra los dogmatismos y la falta de pensamiento crítico del los revolucionarios que defienden ideologías criminales. Aron fue un librepensador que batalló, como profesor, escritor y periodista, las nocivas ideas que animan a un puñado de hombres a sumir a una sociedad en la oscuridad.

 

Todos estos  genuinos rebeldes nos recuerda lo importante que es tener siempre una mente independiente y estar alerta frente a las proyectos utópicos de redención armados, con nuestras dudas. No sé si por esas coincidencias caprichosas de la historia, Aron, al morir, fue enterrado al lado de Sastre. Me gusta pensar que su tumba es un símbolo de la eterna lucha de la libertad frente al estrabismo de teóricos que creen que están salvando al mundo.

Autor entrada: Andrés Ossa

Andrés Ossa
Andrés Ossa ha tenido un vínculo muy cercano con la industria de los libros desde su niñez, es el actual gerente de negocios digitales de Grupo Planeta para el área Andina y fue director de marketing por más de 8 años de Grupo Planeta Colombia. Ha cursado estudios de sociología, comunicación, marketing, gamification y gerencia. Se ha destacado por desarrollar proyectos en transmedia, e innovar, al buscar valores agregados en todos los elementos de participación en la producción de historias.